21 Pues que los caminos del hombre están ante los ojos del SEÑOR, ¡y él pesa todas sus veredas