32 Ahora, pues, hijos, oídme; y bienaventurados los que guardaren mis caminos