8 En justicia son todas las razones de mi boca; no hay en ellas cosa perversa ni torcida