11 porque el pecado, habida ocasión, me engañó por el mandamiento, y por él me mató