22 Porque con el hombre interior, me deleito con la ley de Dios