20 Porque las criaturas sujetas fueron a vanidad, no de su voluntad, sino por causa del que las sujetó