8 Así que, los que son carnales no pueden agradar a Dios