12 Levántate, oh SEÑOR Dios, alza tu mano, no te olvides de los humildes