31 Sea la gloria al SEÑOR para siempre; alégrese SEÑOR en sus obras