32 Volvió sus lluvias en granizo; en fuego de llamas en su tierra