36 Hirió además a todos los primogénitos en su tierra, el principio de toda su fuerza