4 Buscad al SEÑOR, y su fortaleza; buscad su rostro siempre