4 Los ídolos de ellos son plata y oro, obra de manos de hombres