111 Por heredad he tomado tus testimonios para siempre; porque son el gozo de mi corazón