148 Se anticiparon mis ojos a las vigilias de la noche, para meditar en tus dichos