158 Veía a los prevaricadores, y me carcomía; porque no guardaban tus palabras