161 SIN Príncipes me han perseguido sin causa; mas mi corazón tuvo miedo de tus palabras