24 Pues tus testimonios son mis deleites, y mis consejeros