39 Quita de mí el oprobio que he temido, porque buenos son tus juicios