52 Me acordé, oh SEÑOR, de tus juicios antiguos, y me consolé