64 De tu misericordia, oh SEÑOR, está llena la tierra; tus estatutos me enseñan