2 Libra mi alma, oh SEÑOR, del labio mentiroso, de la lengua engañosa