19 De cierto, oh Dios, matarás al impío; apartaos, pues, de mí, los varones sanguinarios