1 Bendito sea el SEÑOR, mi roca, que enseña mis manos a la batalla, y mis dedos a la guerra