42 Y los molí como polvo delante del viento; los esparcí como lodo de las calles