3 Rompamos sus coyundas, y echemos de nosotros sus cuerdas