19 Mas tú, SEÑOR, no te alejes; fortaleza mía, apresúrate para mi ayuda