9 Enmudecí, no abrí mi boca; porque tú lo hiciste