8 El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado; y tu ley está en medio de mis entrañas