1 Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía