10 Oye, hija, y mira, e inclina tu oído; y olvida tu pueblo, y la casa de tu padre