8 Mis huidas has contado tú; pon mis lágrimas en tu odre, ciertamente en tu libro