20 Como sueño del que despierta, así, Señor, cuando despertares, menospreciarás sus apariencias