25 ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra