3 Levanta tus pies a los asolamientos eternos; a todo enemigo que ha hecho mal en el santuario