39 Y se acordó que eran carne; soplo que va y no vuelve