16 Quemada a fuego está, y talada; perezcan por la reprensión de tu rostro