2 Porque he aquí que braman tus enemigos; y tus aborrecedores han alzado cabeza