5 Dichoso el hombre que tiene su fortaleza en ti; en cuyo corazón están tus caminos