1 Inclina, oh SEÑOR, tu oído, y óyeme; porque estoy pobre y menesteroso