13 Porque tu misericordia es grande sobre mí; y has librado mi alma de lo profundo del Seol