15 Mas tú, Señor, Dios misericordioso y clemente, lento para la ira, y grande en misericordia y verdad