22 No lo sujetará enemigo, ni hijo de iniquidad lo quebrantará