12 En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra