8 Ciertamente con tus ojos mirarás, y verás la recompensa de los impíos