1 Alcé después mis ojos, y miré y he aquí un varón que tenía en su mano un cordel de medir