31 Si nos examináramos a nosotros mismos, Dios no nos juzgaría de esa manera.