8 Por último, como si hubiera nacido en un tiempo que no me correspondía, también lo vi yo.