6 Yo planté la semilla en sus corazones, y Apolos la regó, pero fue Dios quien la hizo crecer.