7 No importa quién planta o quién riega, lo importante es que Dios hace crecer la semilla.